Mis hábitos de escritora

32 comentarios en “Mis hábitos de escritora”

  1. Un post muy divertido e interesante. Me ha llamado muchísimo la atención que a mí también me pasa eso de ducharme (además también con agua por lo general caliente). Es como si tuvieras que hacer una limpieza general, física y psicológica, antes de ponerte a escribir. Qué curioso ajajaj

    Y en cuanto a la música, también me sucede que depende del día o de la escena, aunque en mi caso más bien de lo primero.

    En lo de las bebidas, a veces tomo un té negro para que me dé energía, ¡y vaya si se nota! Pero prefiero no depender de ninguna sustancia 😉

    Un abrazo guapa!

    Me gusta

  2. Un curioso post Mariana y lo de stalker todos lo tenemos xDD, yo igual stalkeo a mis autores favoritos, me gusta ver la persona que hay detrás de la imagen del todo poderoso escritor.
    En cuanto a mis hábitos… Pues no soy escritora xD pero cuando redacto mis reseñas me gusta hacerlo cuando no hay nadie alrededor que me distraiga, es decir en la noche. Paz y tranquilidad para poder aporrear el teclado como dios manda.
    Café *w* amo el café, aunque mi dosis diaria es una taza, máximo dos. En cuando al vino uff me encantaba tomar una copa en alguna lectura y a veces te relaja y hasta inspira.
    Para la engordada ya estuvo que valimos xD se acerca navidad y seguro terminamos rodando.
    PD. No es por presionar pero :3 queremos LNDB dos jaja
    Saludos!

    Le gusta a 1 persona

  3. Qué curioso… tengo pendiente escribir sobre cómo cambian nuestros hábitos a la hora de escribir. Cuando tenía catorce o quince años escribía muchísimo y siempre, siempre tenía que tener música mientras lo hacía. Ahora en cambio me desconcentra mucho… supongo que será la edad.

    Interesante entrada, un saludo.

    Me gusta

    1. Hola, Javier 😀 yo creo que también depende de la cantidad de trabajo mental que implica cada cosa. En mi caso, escribir a los 15 era sencillísimo con todo y distractorios, con eso de que no me mataba mucho la cabeza con los plot holes y cosas así 😛

      Me gusta

  4. Ahora que lo dices… lo cierto es que cuando me siento a escribir, lo hago muy de mañana, cuando tengo poca gente a mi alrededor y las distracciones son mínimas. Suelo ponerme música, eso sí, pero sea lo que sea, suena de fondo (por fortuna, siempre he podido hacer más de una cosa a la vez, aunque sea un hombre 😀 ) y no me distrae.
    Manías, en realidad, no tengo a la hora de escribir. Si acaso, se puede considerar como tal el que, cuando empiezo, no paro hasta tener un mínimo de palabras (que suelen ser 950 para mi proyecto principal, y 600 en el caso de los secundarios)
    ¡Un saludo!

    Le gusta a 2 personas

      1. A veces, si la inspiración te pilla un poco de bajón, más que un hábito es una condena 🙂
        Pero te obligas, te esfuerzas y, aunque te salga un churro, en la revisión lo cambias (o incluso lo borras sin compasión) y arreglado 😉

        Me gusta

  5. Que interesante propuesta Mariana. Creo que no tengo ningún hábito además del paseo diario por el campo. De ese lugar traigo a veces una historia y entonces escribo de forma compulsiva hasta que llegamos al final. Odio repasar lo escrito y escucho las mismas canciones del mismo autor una y otra vez. Un beso.

    Le gusta a 3 personas

¿Qué opinas? :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s