Mamá Cuervo

¡Hola! Hoy vamos a hablar de algo muy curioso; bueno, curioso no, de algo común, que creo que a todos los escritores nos ha pasado en algún momento de nuestras múltiples vidas. El día de hoy terminé de leer “Ferals: El que habla con los cuervos”, un libro que me tenía muy intrigada y cuya temática me parecía de lo más interesante: un chico que es capaz de hablar y manipular a los cuervos. La historia en sí, tiene un trasfondo muy atrayente, es totalmente mi tipo de lectura, pero… para mi pena, eso fue lo único que me gustó, la temática.

25299736

Y bueno, no voy a hablarles del libro en sí ni en mis por qués, ya que creo que hay algo más interesante de lo que puedo contarles: de cómo no tuve el corazón para ponerle calificación en goodreads.

Creo que soy una mamá cuervo. No tengo hijos y tampoco planeo tenerlos (por favor, absténganse de decirme cosas como “eso dices ahora, ya cambiarás de opinión”. Son comentarios irrespetuosos.), por ende, mis libros, mis obras artísticas, ellos son mis hijos, porque han nacido de mí. Por ende, a pesar de que no son perfectos, de que tienen defectos y virtudes, les amo de una forma sincera y profunda. Hasta mis personajes han creado una conexión tan fuerte en mí que me preocupo mucho por ellos (jejeje), porque escribir su historia es algo que me mantiene viva y feliz. Escribir me hace feliz, y tal vez más que hacer obras artísticas. De hecho, me está siendo difícil escribir otro libro gracias al fuerte apego que le tengo a Elisse y compañía.

En fin, a lo que voy: toda la vida he estado leyendo desde el punto de vista de una lectora, pero solo hasta ahora, me doy cuenta de lo mucho que puede doler una crítica, por más delicada que sea. Todo “pero” rompe un poquito el corazón, aun cuando se acepte del mejor ánimo, y uno como escritor, que se ha partido en dos pariendo un libro (si de verdad lo ha hecho con pasión) es el que tiene que tragarse todo.

Ojo, no estoy diciendo que esté mal que algo no me guste, ni que deba ser hipócrita y decir que me gusta solo para no herir al escritor ni para inflarle el ego (cosa que ruego, tampoco lo hagan conmigo). No. Lo que estoy diciendo, es que como lectora, quiero procurar ser más considerada, más humilde y amable con las cosas que digo, inclusive ser más selectiva con el tipo de temas que leo con el fin de no hacer pasar un mal rato a mí misma y luego al pobre escritor o escritora, quien no tiene la culpa de que yo ande curioseando entre libros que por default, ya sé que no son lo mío. (Yo siempre advierto que, si eres una persona conservadora, te lo pienses dos veces antes de leer #LNDB)

Creo que siempre fui dura como crítica, hasta que llegó el punto en el que entendí lo que se siente estar del otro lado del papel. De lo que se siente ser mamá cuervo, querer lo mejor para tu pequeño y aun así, arrojarlo al mundo para que se lo coman. Y cuando a uno le dicen que su hijo es feo, es malo o aburrido, a uno le dan ganas de tirarse por una ventana.

Por eso, a pesar de mis pensamientos poco satisfactorios, decidí no calificar el libro; hoy no tuve valor para hacerlo, porque todo el tiempo estuve pensando en lo que yo podría sentir (aun cuando tal vez, el escritor ni siquiera se pasea por las reseñas). No lo sé, tal vez estoy divagando como buena escritora primeriza, tal vez estoy en una especie de etapa sensible que poco a poco se irá endureciendo, pero al menos, por el día de hoy, nos vamos a quedar en blanco.

 

Anuncios

11 comentarios sobre “Mamá Cuervo

  1. Creo que todos los que tenemos cierta sensibilidad o que sabemos el esfuerzo que implica desnudar pensamientos al escribir, pintar, cantar o lo que sea; conocemos lo duro que pueden ser los comentarios negativos.
    Opino lo mismo que tú, si no me gustó algo hasta ahí lo dejo y ya, o si creo que mi crítica puede ayudar la hago en privado y con el consentimiento del colega.
    ¡Saludos!

    Le gusta a 2 personas

  2. Mira, te pasa lo mismo que a mí, aunque no exactamente por las mismas razones. Yo es que, desde siempre, he pensado que, si algo no me gusta, no me gusta y punto, no voy a perder el tiempo criticándolo, que la vida es corta y falta tiempo para hacer todo lo que quiero. Lo de ser un troll o un hater, por usar la terminología en boga, lo veo, sencillamente, de estúpidos.
    Otra cosa es, desde el respeto, hacer una crítica constructiva, pero siempre prefiero potenciar lo bueno cuando hablo de algo. La vida puede ser lo suficientemente fea como para añadir más pinceladas de negro.
    ¡Un abrazo!

    Le gusta a 2 personas

    1. Exacto. La forma de decir las cosas, y el motivo por el cuál las decimos; creo que ayuda muchísimo a reforzar a los escritores el no solo hacerles ver sus errores, sino también sus virtudes. Creo que el simple hecho de querer escribir y disfrutarlo es un mérito. Muchas gracias por pasarte a comentar, colega 🙂

      Le gusta a 1 persona

  3. Yo ya le había echado el ojo desde hace mucho tiempo a este libro y tenía bastantes expectativas si soy sincera (es mi tipo de lectura). Que bueno que fuiste tan honesta con esto, así cuando lea el libro pueda tener una mente abierta y en blanco.

    También me pasa lo mismo con la fotografía (aunque no sea lo mismo)

    Le gusta a 2 personas

    1. Creo que el tema es interesantísimo, te digo, por algo la idea y la sinopsis me atraparon. Hubo algo, no sé si la construcción del mundo o los personajes, que no llegó a atraparme. Pero vamos, cada cabeza es un mundo, y tal vez a ti te llegue a gustar mucho C:

      Me gusta

  4. Durante mi época de redactora de fanfictions (es decir, hace seis años) siempre estuve a la expectativa de que en cualquier momento alguien vendría con una crítica mala hacia mis historias. Incluso cuando opté por publicar mis relatos originales en Fictionpress y en Wattpad, estuve así pero no por miedo a la crítica sino porque estoy consciente de que no a todos les podría agradar mi obra. Como dijo el compañero literatoluisrodriguez, a todos los escritores, incluyendo a los de renombre, nos pasa.

    Son gajes del oficio y está en uno el tomarlo como una cosa hiriente o como una crítica constructiva a partir de la cual o haces caso omiso o tratas de mejorar.

    Le gusta a 3 personas

    1. Mira, que como fanficker, te entiendo y muchísimo, a mí me pasaba lo mismo (aunque con el tiempo, te empieza a dar igual haha). Siempre habrá alguien a quien no le guste lo que haces, por más cuidado, estructurado y revisado que esté tu trabajo, para gustos los colores. La manera de decir las cosas, eso siempre es vital.

      Le gusta a 1 persona

      1. Justamente a eso me refiero: llega un momento en que maduras y te das cuenta de que esto siempre va a formar parte de tu formación. Es algo que siempre estará ahí y que ya depende de ti si tomarlo muy personal o tomarlo como algo que no puedes evitar, pero sí te impulsa a mejorar.

        Me gusta

  5. A todos los escritores nos pasa lo mismo.
    Nos duele la mala crítica y nos vienen mil excusas a la mente.
    Pero por experiencia sabemos que no hay que contrariar al lector. Eso generaría discusión y sería peor.
    Nuestros libros son nuestros hijos. Pero no todo el mundo tiene buen gusto.
    Un abrazo.

    Le gusta a 3 personas

¿Qué opinas? :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s