Reseña Literaria: Into the Wild

441013Libro: Into the Wild (Hacia Rutas Salvajes)
Autor: Jon KrakauerGénero: Biografía. No Ficción.

Sinopsis: En abril de 1992, Chris McCandless, de 24 años, se internó solo y apenas equipado en tierras de Alaska. Cuatro meses más tarde, unos cazadores encontraron su cuerpo sin vida. Su historia, difundida en un reportaje de Jon Krakauer, suscitó una agitada polémica, pues, ¿por qué un joven que acababa de graduarse decide cortar todos los lazos con su familia y perderse en una región inhóspita?

Desde que conozco la historia de Christopher McCandless, la atracción por su vida no ha hecho más que crecer en mí. Desde el principio, supe que teníamos mucho en común: nuestra fascinación por el medio natural, una pasión por el descubrimiento de un páramo tan inhóspito como los bosques de Alaska y una adoración latente por las historias de Jack London.

Claramente, su vida (no, la de su familia, más bien) está marcada por la tragedia de cómo terminó su ruta a lo salvaje, pero creo, con toda sinceridad, que lo que descubrió, lo que vio, lo que experimentó, sobraría para haber inspirado a cientos de vidas más.

La historia es casi simple: un chico de veintipicos, que nunca estuvo satisfecho con la forma en la que está construida la civilización, decide un día abandonar sus pertenencias y emprender una ruta desde su ciudad hasta Alaska, todo a base de autostop y los más básicos métodos de superviviencia. La tragedia lo alcanza unos meses después de llegar a los preciosos bosques, marcando una polémica en la nación estadounidense debido a su corta edad y las decisiones que lo llevaron a dejar a su familia y amigos para encontrarse a sí mismo en el medio salvaje.

Cuando leo comentarios tachándolo de idiota, ególatra e impertinente… honestamente, siento mucha pena. Ojalá algún día yo sea lo suficientemente idiota, ególatra e impertinente para perseguir mis ambiciones de la forma en la que lo hizo Chris. Él vivió y murió bajo sus propias reglas, y si al final cometió un error, siento que él aprovechó más el maravilloso regalo de estar vivo en tan solo dos años que cientos de personas más invirtiendo una vida de noventa años frente a una pantalla, frente a un escritorio o una computadora en trabajos donde nos azotamos hasta morir de aburrimiento.

Sobrevivir. Sí. Todos pareciéramos que sobrevivir es lo más lógico, pero ¿Qué clase de vida es aquella en la que no haces otra cosa que sobrevivir? Ya sea frente a tu monótona vida o frente a tu propio fracaso. Muchas personas parecieran no tolerar eso en McCandless: que sus decisiones le llevaron a morir solo. Pero, pareciera ser que la idea de estar solo no era lo que le preocupaba en sus últimos días, sino la cuestión de morir en sí. Tengo la idea de que si él hubiese sobrevivido, probablemente sus días de nómada solitario no habrían terminado.

A fin de cuentas, él decidió. Decidió.

¿Qué tipo de sociedad es esta donde juzgamos tan severamente la libertad? Muchos critican el hecho de qué dejó cuando murió. De que fue egoísta al perseguir un sueño dejando a los demás de lado, a su familia y amigos. Y mi pregunta es… ¿Christopher debía renunciar a su naturaleza, al llamado de lo que él creía justo y que lo hacía feliz para que los demás fuesen felices por tenerlo amarrado junto a ellos? ¿Es que acaso estamos obligados a ser mártires de la felicidad de nuestros padres, hermanos y amigos?

Me encantaría leer su opinión en la caja de comentarios  🙂

Anuncios

9 thoughts on “Reseña Literaria: Into the Wild

  1. es que vivimos en una sociedad con conceptos pre establecidos desde de la época arcaica, todo debe regirse bajo estas reglas si no eres subversivo o inadaptado social, pero cuando ellos rompen esas reglas, están en su derecho y no deben dar explicaciones

    Me gusta

  2. Si hubiera decidido tomarse un año sabático y recorrer Europa, por ejemplo, todos hubieran pensado, “qué suerte, se lo va a pasar en grande una temporada antes de empezar la vida en serio” y a todo el mundo le hubiera parecido muy bien.
    Pero cuando se elige algo que es un poco incomprensible según para quién (para él no lo era) se le tacha de loco, egoísta, irresposable… y no se intenta comprender.
    El que perdiera la vida es una cuestión de suerte, todos podemos perder la vida en un instante, incluso en nuestra cama.
    Una estupenda reflexión, Mariana, un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Excelente reflexión Estrellita, nadie tiene la vida realmente asegurada y así como podemos perderla por no fijarnos bien en cruzar la calle, podemos hacerlo en una situación como la de Chris. La diferencia es que, el que muere porque lo atropellan al cruzar la calle tal vez no vivió de forma tan plena como el que muere tratando de alcanzar sus sueños.

      Le gusta a 1 persona

  3. Chris fue muy valiente al emprender su viaje, al fin y al cabo era un viaje de búsqueda. No tenía muy claro qué buscaba, tal vez su propia esencia, o el sentido de la vida, pero creo que estaba equivocado en algo, y se dio cuenta (a tiempo, o demasiado tarde, depende de la perspectiva), porque una de sus últimas reflexiones fue precisamente que la felicidad solo existe cuando es compartida. Lo paradójico es que necesitaba pasar por todo aquello para encontrar esta respuesta.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola Andrea 😀 una disculpa por mi tardía respuesta, estuvo un poco caótico mi fin de mes 😦 respecto a lo que me comentas, me hace pensar un poco… ¿Chris escribió esa última frase porque lo sentía, o más bien porque estaba en una situación en que necesitaba a alguien más para, literalmente, salvar su vida? Es bien complicado ponernos en su lugar, no lo sé, tal vez realmente llegó a esa conclusión o estaba ya abrazado a la desesperación.

      Le gusta a 1 persona

  4. Yo tengo una visión muy parecida a la tuya, creo que él vivió más en esos dos años que mucha gente en toda su vida, eligió y no se dejó amedrentar por la opinión de los demás, desde afuera es hasta fácil tacharlo de egoísta porque el 90% de la gente no lo entiende porque justamente se deben valer más de lo que dicen otros que de sus propios deseos. Creo que los que la pasaron mal fueron sus familiares, él se dejó llevar por un deseo muy profundo pero en definitiva es ese deseo que todos tenemos, lo sigamos o no, el que nos hace continuar. Para mi su historia es una gran lección de valentía, no hay nada más difícil que escucharse y atenderse, respetar el propio llamado. Todavía hay mucha gente que le teme a la libertad.

    Le gusta a 1 persona

    1. Hola linda, una disculpa por responder hasta ahora, he estado más ausente de lo que me gustaría por aquí, pero espero y poder cambiar eso en estas semanas. Estoy totalmente de acuerdo con tu comentario, creo que la libertad y el anhelo de la misma dependen en gran medida de nuestro nivel de valentía. Hoy en día, muchas veces me sigo preguntando si no me gustaría seguir el camino de McCandless…

      Le gusta a 1 persona

¿Qué opinas? :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s