Primeras Novedades #Abril

¡Hola, Nación! Espero estén teniendo un buen inicio de semana acompañados de una taza de café enorme (como la que traigo ahora mismo). Por mi parte, vengo a dejarles las novedades que tengo en mi repertorio de autora/artista. Primero que nada, vengo a extenderles una invitación a mi próxima exposición:

19105644_1993900414204624_1987599991864867542_n

“Contempladores del Cosmos” es una serie que he estado esperando con muchas ansias desde el año pasado, cuando la Universidad Autónoma de Aguascalientes me buscó para ofrecerme el espacio. La exposición constará de 20 piezas tomadas de todo mi portafolio artístico, impresas en gran formato y expuestas al público durante tres meses.

Me emociona el hecho de que se inaugure en este mes de abril ya que, si por algo es famosa mi ciudad, es por la gigantesca Feria de San Marcos, la que, con más de ocho millones de visitantes cada año, es la más grande de México, lo que significa que gente de todo el país (y del mundo) tendrán oportunidad de conocer la exposición.

Y aquí les va un pequeño trasfondo de por qué estoy tan sentimental con esta exposición (porque por allí una amiga ya me dijo que no entendía por qué estaba tan emocionada, si ya había expuesto en quién sabe cuántos países del mundo xD): dicen que nadie es profeta en su tierra, pero yo siempre he tenido un pequeño gran problema con esta frase. Soy originaria de Jalisco, pero crecí y vivo hasta la fecha en la ciudad de Aguascalientes. Tengo el eterno problema de que la gente de Aguascalientes me dice que como nací en Jalisco, no soy de Aguascalientes. Y la gente de Jalisco me dice que como crecí en Aguascalientes, no soy de Jalisco.

Entonces, técnicamente, no soy de ningún lugar *inserte risa nerviosa*. Entonces, siempre tuve la certeza de que nunca iba a encontrar un hueco entre los artistas de mi estado (o el otro) porque múltiples veces que se me han ofrecido homenajes o lugares en exposiciones representativas de mi estado (y de nuevo, o el otro), se me han terminado negando en último momento por la incertidumbre de a dónde pertenezco. Una chorrada, a fin de cuentas.

Entonces, el hecho de que por primera vez se me de un espacio en un lugar tan representativo e importante de mi estado como lo es El Museo Nacional de la Muerte, es increíblemente significativo para mí, porque es como, por fin, romper esa barrera con la que he lidiado por tanto tiempo.

También, y como conté en tuiter, ha sido romper otro mal sueño de mi carrera: hace diez años, cuando yo tenía 17 y la ilusión de volverme artista, pedí lugar en una pequeña galería café de mi ciudad. En ese tiempo, esa galería era la galería, es decir, un espacio muy focal para que los artistas emergentes (y no tan emergentes) expusieran su trabajo y se dieran a conocer. Vamos, que para poder exponer allí, tu obra tenía que ser buena y gustarle al dueño de la galería, por supuesto.

Sobra decir que me mandaron al diablo, derechito y sin escalas. Es más, recuerdo perfectamente que el dueño de la galería arrugó la nariz y me dijo “luego te digo qué onda”. Obviamente, esa onda nunca llegó, porque el hombre jamás se dignó a darme siquiera un “no” decente.

Sí, me desanimé muchísimo. Detesté mi propio trabajo por meses gracias a eso, porque lo peor que puedes hacerle a un adolescente idiota en pleno descubrimiento de sus capacidades, es mandarlo al diablo sin más explicaciones que un despectivo arrugar de nariz.

Hoy en día, esa galería ya no existe. O al menos, el codiciado espacio de exposición ya no está, pero mi obra se mantiene en pie más fuerte que nunca y se abre hoy espacio en una sala expositiva de más de 120 metros cuadrados para ella sola. No, no estoy contando esto por alardear. Estoy contando esto porque vale la pena decir que siempre empezamos desde abajo, y muchas veces, sufrimos pisoteos tremendos por el camino. Pero no por eso, no vamos a llegar arriba. Y bien arriba, aunque eso nos cueste diez años. Así que, si tienen la oportunidad de acompañarme a la inauguración de esta exposición el día 4 de abril a las 7 de la noche, estaré eternamente agradecida.

Y bueno, una vez dejando de lado mi rollo sentimental, les traigo la segunda novedad de este mes, que viene siendo una sorpresita para mis lectores de La Nación de las Bestias 😀

Ya salió el número 10 de la Revista Tártarus, una publicación periódica enfocada a la fantasía, la ciencia ficción y el terror, y cuya temática de este número es la diversidad en la literatura. Cuando Vero, una de las editoras de la revista, me invitó a participar con un relato, yo ya sabía que TENÍA que meter mi cuchara de la Nación. ¿Alguien dijo diversidad?

No me quedé con las ganas, así que lo que hice, fue escribir “DanzaEstrellas”, un relato de poco más de 1,500 palabritas ambientado en el universo de La Nación de las Bestias. Cabe confesar, nación, que este relato es tan solo un minúsculo acercamiento a una novela que tengo en mente para desarrollar, ya que el tema y los personajes que se tocan aquí me han pedido durante un buen tiempo que cuente su historia. Así que ya tenemos este proyecto puesto sobre la mesa 😉

Así que ya saben, si quieren leer no solo mi relato, sino otros dos relatos fenomenales de otros autores con enorme talento y un contenido genial en cuanto a artículos y reportajes, den click a la imagen para que conozcan la revista.

1

Eso es todo por ahora, pero que no les quepa duda que en breve, les estaré trayendo muchas, muchas más noticias. Abril 2018 promete ser uno de los mejores meses de mi vida 😉

Anuncios

2 comentarios en “Primeras Novedades #Abril

¿Qué opinas? :)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s