Segunda reseña para LNDB

¡Hola! Nuevamente, aquí haciendo una entrada breve. Una disculpa si he estado un poco ausente en los post, que ha sido una semana complicadísima. Este Lunes debo entregar la maquetación de un libro que me encargaron (del que les hablaré más delante) y aparte, estoy apretadísima con todo esto de la publicación de mi propio libro. Esto de lidiar con maquetaciones, impuestos, revisiones y registros es toda una carrera, pero prometo más delante hacer un post a detalle de esta experiencia por si alguien está pensando en autopublicarse también 😉

Bueno, aquí va: ya tenemos segunda reseña para el libro, ¡estoy tan feliz! otra vez tenemos una excelente calificación, cosa que me da muchísimas alegrías y me hace darme cuenta de que ha valido la pena tanto trabajo, desvelos y sacrificios. Quiero agradecer enormemente a La Biblioteca del Inframundo, el apoyo que le dan a este humilde proyecto con sus voces y críticas es lo que lo impulsa para ver la luz. ¡Gracias!

Click aquí para ver la reseña

14470471_1105676296224746_5972086097596288227_n

Anuncios

¡Tienda online abierta!

prints-tienda-copy

Así como lo leen. Después de ocho años de estar haciendo obra y exposiciones, vendiendo pieza por pieza de forma compleja y poco satisfactoria, estoy muy feliz de por fin poder presentarles mi tienda online de prints. Aquí van a poder conseguir algunas de mis obras recientes con la más alta calidad del mercado: tintas y papeles algodón de calidad museográfica, certificados de autenticidad, números de serie, piezas limitadas y los más altos estándares de duración. Cada obra está tan cuidadosamente elaborada que su tiempo de vida sobrepasa los cien años y además, estoy haciendo envíos a todo el mundo.

En serio, es una enorme satisfacción para mí el poder poner al alcance mi trabajo de una forma digna para ambas partes, tanto para el comprador como para mí misma. Estén seguros que, sea la pieza que sea, todas están hechas con mucho amor y mucha, mucha calidad. Espero y se den una vuelta, conozcan, compartan y, si les gusta, llévense un trozo de mi alma a casa 🙂

Para quienes no la conozcan, aquí les dejo una muestra de mis obras:

Devorador de Lotos

(2013)

Hace muchos, muchos años, cuando apenas comenzaba el tiempo, había un bellísimo Loto que yacía solo en un estanque de oscuridad, situado en un perdido espacio del universo que aún estaba vacío, sin luz ni vida.

Cuando lo deseaba, la flor se abría con fuerza para dejar brotar de sus entrañas sinfín de estrellas y luces, puesto que el brillo de éstas le traía felicidad y compañía en medio del solitario estanque, aun cuando estas criaturas morían instantes después de haber nacido, desapareciendo y dejando un rastro de resplandor difuso.

Cierto día, y después de que el Loto acabase de expulsar un enorme halo de estrellas, un extraño ente gigantesco, hecho de Lunas y nebulosas de miles de colores, se le acercó. El Loto se percató de que el extravagante ser tenía en su interior un agujero que succionaba todo a su paso, comiéndose el rastro de luz que había dejado su místico espectáculo.

Aquel ser era tan indescriptiblemente bello que el Loto se quedó prendado de él, de su cercanía y su voracidad. Empezó a expulsar estrellas cada vez que le era posible, viendo que la extraña criatura permanecía a su lado para poder devorarlas.El Devorador se quedó largo tiempo junto al Loto al tiempo que el universo se formaba, puesto que la mística planta hacía lo posible por expulsar las estrellas de su interior la mayor cantidad de veces posibles, ya que así podía mantener a la criatura cerca de él evitando que se fuese a buscar otras fuentes de alimento.

Con el caminar de los siglos, el Loto comenzó a morir, siendo incapaz de seguir manteniendo el apetito del ser que cada vez le consumía más y más. Ahogado en tristeza, supo que su vida terminaría muy pronto y con ella, el hermoso ser se alejaría para siempre de su lado.

Decidido, el Loto se contrajo con todas sus fuerzas hasta parecer un pequeño punto en el espacio. Después, se abrió magníficamente, expulsando de su ser millones de estrellas y cometas que volaron a través de todo el universo. Creó constelaciones, planetas, estrellas gigantes y fugaces al mismo tiempo que consumía hasta la última partícula de su propio ser, impregnando en esas nuevas creaciones una vida tan larga que duraría milenios.

El Devorador, siempre hambriento, se fue en busca de aquellas estrellas para seguir alimentándose con su resplandor. El Loto sabía bien que el número era tan infinito como el amor que tenía por el ser hecho de Lunas, por lo que su amado jamás moriría de hambre. A medida que lo veía alejarse, el Loto volvió a contraerse y, en un parpadear, estalló, repartiéndose en cientos de brazos de luces y estrellas, formando lo que ahora es nuestra galaxia.

Las semillas del Loto, aquellas estrellas milenarias, sobreviven hoy en día en nuestros cielos, manteniendo en sus entrañas aquel amor que su creador tenía por el Devorador de Lotos e inspirando a los hombres desde la lejanía de la noche, tan sólo aguardando a cumplir su promesa inmortal.

Primera reseña para “LNDB”

Van a tener que lidiar conmigo, y perdonar el derroche de felicidad un tanto pretencioso que voy a tener ahora mismo. Es sólo que no puedo estar más feliz. Ha salido ya la primera reseña de mi libro por parte de la voz de Annie Hatuna, una bloggera literaria. Estoy ahora mismo aguantándome las ganas de ponerme a llorar porque nos han dado CINCO ESTRELLAS y una reseña extraordinaria Ya no me cabe en la cabeza escribir nada más; mejor, que sus palabras hablen por mí:

lndlb01

Entrevista

¡Saludos a todos! Esta entrada es para compartirles una enorme felicidad: me han hecho mi primera entrevista como escritora. ¡Estoy que no me la creo! Aún no me cabe en la cabeza cómo es que he podido ganarme el apoyo de la gente de esta manera, todo ha sido tan maravilloso que no puedo hacer menos que estar eternamente agradecida.

La entrevista viene de la mano del blog literario Trance de Letras, y la entrevista van a poder encontrarla dando click en la siguiente imagen:

14264051_1119841884766476_886352985704739079_n

La entrevista se hizo gracias a un proyecto que Trance de Letras, junto con otros blogs, han creado en conmemoración al mes patrio: #EspecialPatrióticoMx

Este especial ha sido creado para difundir el trabajo de los escritores mexicanos, así que es un tremendo honor para mí ser parte de él. Quiero agradecerle infinitamente a Annie, la autora del blog, por esta maravillosa oportunidad y por empezar a abrirme un campito en los lectores. Les recomiendo mucho que conozcan su espacio, hay mucho que ver y disfrutar para los amantes de la lectura.

Y mañana, vendré a darles otra sorpresa, así que nos estamos escribiendo 🙂

¿Por qué decidí autopublicarme?

La cosa comenzó así: una madrugada de Septiembre de 2015, ahogadísima en desesperación y escuchando una y otra vez White Owl, empecé a escribir el libro que no sólo se dedicó a contar una historia, sino a despedazarme por dentro hasta el punto de hacerme sentir que había nacido otra vez. Que yo era algo mucho más que la suma de todas mis partes.

E, increíblemente, di el último teclazo de este monstruo en Febrero de 2016. Un tiempo bastante corto considerando que el primer borrador consistía en nada más que 600 páginas atascadas de huecos narrativos, redacción mal estructurada, deshilacho de ideas, escenas sobrantes, regionalismos (con los que sigo manteniendo una lucha encarnizada) y muchísimos detalles ortográficos que, a pesar de todo su horror, aun tenían mi corazón clavado en todas y cada una de las ciento cuarenta y cinco mil palabras de esa historia.

Sea como sea, consideré que aquella criatura que había parido estaba lo bastante decente para enviársela a una editorial para que la revisara, a ver si les interesaba. El contacto e información de dicha editorial me los reservo, porque obviamente, en este mundo tan reducido como las casas editoriales mexicanas hay que ser idiota para echar de cabeza a la gente. Uno nunca sabe cuándo le saldrá el tiro por la culata y será catalogado como el autor más pretencioso de la historia humana.

En fin. Recibieron el manuscrito por inicios de abril, más o menos, y la idea era que le dieran una revisada para darme respuesta de Agosto a Septiembre para avisarme si se iba a publicar o no. Claro, yo estaba hiper emocionada con la idea: una editorial iba a revisar mi trabajo, a mi pobre monstruo de tres cabezas.

Creo que no es necesario decirles que gracias a esto, lejos de estar feliz por la oportunidad, pasé los cinco meses más infernales de mi vida. El delicioso proceso que fue para mí el ponerme a escribir mi historia se vio acribillado a diestra y siniestra por la incertidumbre, la maldita y traicionera incertidumbre disfrazada de expectación.

Y vamos, es que yo no sabía que cinco meses para revisar un manuscrito era DEMASIADO tiempo. Pero ese no era el único problema: también, gracias a mi inexperiencia, acordé no pasarle el manuscrito a ninguna otra editorial hasta que ellos me dieran su dictámen. Y obvio, tampoco sabía que esto no me convenía en absoluto. Que estaba desperdiciando un tiempo valiosísimo, y no sólo de trabajo, sino de mi propia salud mental.

No les voy a mentir, a pesar de que aproveché esos cinco meses para seguir corrigiendo y de paso, escribir 140 páginas para el segundo libro, fue demasiado frustrante el no poder hacer nada con mi manuscrito. No poder buscarle una oportunidad en otro sitio, ni siquiera empezar a optar por planes de autopublicación… nada. Estaba varada y obligada, por cinco meses, a darle la cara a mi libro todos los días, dejándolo empolvarse a él y a todo el mundo que había creado en vez de tratar de sacarlo a la luz y darle una oportunidad de respirar, de encontrarle un lugar en alguna manada de hambrientos lectores que quisieran devorarlo, ya fuese que les encantase o les provocase digestión.

Y esto me desanimó bastante. Empece a comer por la ansiedad, a ponerme de mal humor, a dormir muy poco; me descuidé y todo para que al final… no hubiera acuerdo con la editorial. Y no porque apunté demasiado alto, pero si no iba a haber una remuneración decente por mi trabajo y ni siquiera una garantía de publicar los siguientes tomos de la historia (cosa que mataba toda expectativa que yo tenía de sacar la saga decentemente) entonces no valía la pena.

Ese día, cuando el NO fue definitivo, me enfermé de gripa y me tumbé en la cama por un largo rato. Y vaya, tenía bastante que no me enfermaba de esa manera; hasta tuve que faltar al trabajo porque tenía casi un año dedicandole desvelos, teclas rotas y suspiros a mi libro, así que por fin, mis energías tocaron su límite. La decepción se había llevado mis últimas fuerzas.

Unas cuantas semanas después, fue momento de levantarme y tomar más decisiones. Mis personas allegadas me sugirieron que intentase con otra editorial, que mi historia valía la pena y que de seguro me la considerarían, pero la verdad es que yo ya no estoy dispuesta a esperar otros cinco meses agónicos por un sí o un no. A no ver mi proyecto crecer y por fin, empezar mi sueño de parir mi historia con todas las letras.

Me dije a mí misma que había que hacer las cosas por mi cuenta, porque bien dice el manifiesto de los escritores que sólo quieren escribir: “No tengo que ser famoso ni haber publicado. Para ser escritor sólo necesito escribir.”

¿Que si aún quiero ser publicada por una editorial? Por supuesto, porque yo sólo quiero dedicarme a escribir, no a romperme la cabeza con lo demás, pero tampoco quiero guardar mi libro en un rincón de mis libretas y discos duros para que al final me arrepienta de haber esperado demasiado y no haberle dado una oportunidad.

La Nación de las Bestias tiene que salir a la luz porque ya me duelen las entrañas de tanto que patea para nacer. Porque tengo una historia que quiero contar, un mundo que quiero enterrarte en los huesos o aunque sea, sacudirte un poco las pestañas.

No quiero ser la siguiente Rowling. Quiero que deje de doler el tener esos sueños allí, encerrados y opacados por mis miedos e inseguridades; por la necesidad de un mercado que cree que ser publicado por una editorial es sinónimo de calidad. Quiero que todo lo que tengan que decir, que sea dicho ya y, sobre todo, que me hagan muy, muy orgullosa por el simple hecho de que nunca les di la espalda.

¡Bienvenidos!

Antes que nada, muchas gracias por pasarte a nuestro mundo. Hoy es el día en el que lanzamos oficialmente el sitio web de esta saga, así que todo el team y yo estamos más que felices.

Me presento: Soy Mariana Palova, tengo 26 años y soy una artista y diseñadora gráfica mexicana nacida en Jalisco, pero que ha estado casi toda su vida en Aguascalientes. El año pasado, decidí darme un respiro de mis obras visuales para darle vida a un sueño que he tenido desde hace bastante tiempo: convertirme en escritora.

La Nación de las Bestias es mi primer proyecto formal, una pócima creada en el caldero de la ficción a la que le he agregado piel y colmillos, litros de magia (tanto maravillosa como brutal), varias masas de terror y una pizca muy sutil de romance inusual.

Estoy muy feliz (y un poco temerosa, también) por abrir las puertas a mi mundo. A esta historia cuyos personajes han nacido de mis venas más arraigadas.

Te invito a que conozcas la reseña oficial de la historia, a que explores nuestra creciente galería, a empaparte los oídos con las playlist y, sobre todo, a prepararte para entrar a una Nación que te arrancará hasta los huesos.

Sólo quiero pedirte un favor: compártenos. La Nación de las Bestias es un proyecto autopublicado, a nosotros no nos apoya ninguna editorial o institución, así que la única manera en la que podemos darnos a conocer es mediante ustedes, los lectores. Comparte nuestro link, difunde nuestro pre-lanzamiento ¡Y únete a nuestra tribu! ¡BIENVENIDO!