#LNDB GRATIS/ Presentación The Wildest of Us

Así como lo leen. No, no les miento. Del 22 al 26 de Mayo, todos van a poder descargar La Nación de las Bestias completamente GRATIS, en todos los portales de amazon del mundo. Estamos de fiesta y manteles largos, pero celebramos algo especial: Oficialmente, nos vamos de kindle unlimited, porque a partir del 1ro de Junio vamos a abrirnos a nuevas fronteras, nuevos horizontes de distribución del libro tanto en físico como en digital (ya les traeré noticias para esa fecha), por ende, no queremos dejar a nadie fuera de esta historia.

Les recuerdo que no necesitan tener un kindle reader para bajar la historia de amazon, basta con descargarse la aplicación kindle a tu tablet, celular o computadora. ¿A qué esperas para entrar en el extraordinario mundo de Elisse? 😉

También, agradecería muchísimo a todo aquel que nos ayude a correr la voz, que quiera dar a conocer la historia también. ¡Siéntete libre de tomar esta promo y compartir la noticia en tus redes sociales!

Gratis


Ahora, yo les prometí por twitter que iba a mostrarles algo muy especial este día. Y no mentí, por ende, hoy les presento oficialmente mi segundo proyecto literario profesional:

Cover

The Wildest of Us

“Alune nunca ha sabido quién o qué es en realidad. Su joven instinto le dice que es un lobo, pero una voz dentro de él le grita que hay algo más. Lo único que tiene claro, es la advertencia que siempre le ha hecho su madre: “Por más asustado o herido que estés, nunca, nunca dejes que te escuchen hablar”.

Pero todo cambia cuando un día, en el místico bosque azul donde ha estado toda su tranquila vida, Alune se encuentra con un hermosísimo ser de orejas puntiagudas que descubre que él es mucho más de lo que aparenta. Y a partir de ese momento, todas las criaturas con las que se topará harán hasta lo imposible para destrozarlo.

Esta es la historia de un niño derrumbado por la crueldad; un ser que nació siendo inocente pero cuyo mundo lo obligará a convertirse en un monstruo. Un aullido retumbará por toda la blanca tierra de Runa, donde sus habitantes, acostumbrados a desconocer el dolor o la tristeza, por primera vez entenderán el significado de la palabra “venganza”.

Esta… es la historia de la leyenda más grande de todas.”

Cuando digo presentar, no es solo mostrarles la pre-portada (ya que es solo un boceto de la final) ni tampoco el hecho de que ya pueden encontrar el libro en Goodreads dando click aquí, es que también pueden leer ya el PRÓLOGO para que entren en calor y le den un vistazo a esta historia de la cual, debo decir, estoy muy, muy emocionada. Es poco, corto, pero apenas lo necesario para respirar. Si quieren dar un vistazo, den click en la imagen:

prologo

The Wildest of Us tiene dando vueltas en mi corazón unos cuantos añitos ya. Probablemente, a la par que #LNDB, pero es mi tributo más puro y sincero a las criaturas más extraordinarias: los lobos. En una entrada pasada ya hablé de mi experiencia con estos seres, y hoy vengo a enriquecer ese concepto mostrándoles un poco de lo que es. De lo que se cocina en mi cabeza.

Algunos se preguntarán por qué el título en inglés. Es simple, la historia estaba pensada para escribirse en inglés, pero pasado un tiempo, me costó encantarme con la idea, por lo que decidí sacarla en mi lengua materna. Y debo admitir que lo único que no terminó de gustarme, fue el título en español (El más salvaje de nosotros), por ende, decidí dejárselo en inglés, que me gusta mucho más.

Y bueno, desde ya, unas cuantas advertencias: si bien esta historia no es tan (taaaan) oscura como LDNB, sí es de contenido maduro. Y brutal. Es fantasía con mi toque bien personal, y quienes ya me han leído, saben que no soy conservadora ni tengo pelos en los dedos. Aquí te encontrarás con una historia que intentaré, sea hermosa a su manera. Me gusta escribir fuerte, con el corazón y el estómago, y no escatimo en realismo si es necesario, ni siquiera por el bien de mis personajes. Los seres vivos sufren, sangran, sudan, tienen sexo, sus decisiones tienen consecuencias y salen heridos de gravedad cuando pelean por sus vidas. Y esta es una historia centrada en, precisamente, el valiosísimo instinto de la vida llevado al nivel de una naturaleza extraordinaria.

También, como vengo mencionando antes, es un retelling. ¿De qué? Bueno, eso me lo guardo en la manga hasta que se publique el libro 🙂 Pero ya no digo más. Quiero que lo lean en carne propia y vivan lo que intentaré contarles.

Ahora, vamos con lo bueno. La historia se publicará hasta el año que viene. Esto, porque primero tengo el lanzamiento de #LNDB2 en noviembre de este mismo año y quiero tener por lo menos avanzada la mitad del tercer libro (que creo, es el más sencillo de toda la saga) antes de seguir con The Wildest of Us.

Soy una escritora meticulosa, o eso quiero creer, por ende, le dedico bastante tiempo a mis proyectos y, aceptémoslo… Soy lenta para escribir. Lenta, pero constante, y si quiero entregarles una historia, tiene que estar hecha con el corazón, no con las prisas y la necesidad de ser prolífica. Escribir es algo que quiero hacer toda mi vida, dedicarle lo mejor de mí, y me gusta tomarme el tiempo de hacerlo lo mejor posible.

Espero, de verdad, que les guste el Prólogo, que les emocione esta historia tanto como a mí y la sigan de cerca, porque vienen grandes cosas a futuro 🙂

Anuncios

Los struggles de la autopublicación (I)

*Struggles: las luchas/los problemas/enfrentamientos.

Desde hace tiempo que he tenido ganas de hacer un par de entradas hablando de esto, de lo que significa autopublicarse, pero apenas hoy es que pude tomarme el tiempo de hacerlo. En parte, le agradezco mucho a una decaída emocional que tuve ayer, ya que fue la que me impulsó a comenzar con estas entadas, así que aquí vamos…

Hace unos meses prometí hacer una especie de guía sobre cómo autopublicarse, un “paso a paso” para poder ayudar a otros escritores independientes., pero, después de mucho pensarlo, creo que no hay forma en la que pueda explicar con coherencia cómo hacerlo sino hablando de mi propia experiencia, con todo y las tripas que eso conlleva.

No soy buena maestra, o al menos, creo que me cuesta hacer síntesis objetivas sin meter un poco de sangre de por medio, así que quise abrir esta serie de entradas hablándoles un poco de cómo he crecido desde que me he autopublicado, y de lo que he vivido desde que estoy varada en este maravilloso lugar que es mi escritorio.

Para empezar, debo confesar que desde que soy escritora, desde que dejé de lado el arte visual para enfocarme en esta pasión aún más grande, creo que me he vuelto una mejor lectora en muchísimos sentidos, porque he aprendido a apreciar con profundidad el trabajo que implica escribir.

Seas buen o mal escritor (por así decirlo), hay una verdad que nos rige a todos nosotros: escribir es hermoso, es apasionante. Hacerlo es algo que llena el corazón de formas asombrosas, que destruye el mundo alrededor de ti para darte la oportunidad de crear uno nuevo, de hacer algo que es capaz de hacerte sonreír y llorar al mismo tiempo.

Pocas cosas en el mundo son capaces de lograr algo así, y por eso, desde que me volví escritora dejé de ser un monstruo de la crítica, porque, ¡rayos! Hace algunos años yo era bastante dura con las cosas que leía, y estoy muy orgullosa de decir que, hoy en día, he matado a ese espantoso monstruo a pedradas que poco a poco, lo han dejado enterrado.

Escribir me ha enseñado a ser más humilde, más amorosa con esa pasión que todo escritor lleva dentro y comprenderla con una sinceridad más limpia. Me ha enseñado que no se debe hacer pedazos algo porque simplemente no nos gusta o no lo comprendemos (una disculpa pública a todos aquellos libros que destrocé en el pasado por mi estupidez). Que si hay errores evidentes, hay maneras de decirlo sin lastimar a quien se sentó horas delante de una hoja o una computadora para poner esa palabrita mal escrita sin querer.

Porque siempre intento recordarme a mí misma que no solo escribió esa palabrita, que tal vez escribió otras 50,000 que tuvo que corregir hasta el punto de que ya no pudo ser capaz de ver ese error que para mí fue demasiado evidente.

También, he aprendido a evitar esos libros que sé que no voy a disfrutar por el simple hecho de que no hay necesidad de torturarnos no solo a nosotros mismos como lectores, sino a los propios escritores. Que a pesar de que nuestro gusto por su libro sea nulo, eso no significa que ellos no se hayan arrancado un trozo de ellos mismos escribiéndolo.

Pero no solo evado. Afortunadamente, escribir me ha llevado a leer más géneros, e intento continuamente salir de mi cascarón probando cosas distintas a lo que siempre me ha gustado. (Lo mío nunca ha sido el chick-lit, el romance o la erótica, pero creo que soy perfectamente capaz no solo de apreciar un buen trabajo hecho con esas temáticas, sino de integrarlo en mi propia obra).

¡Ah, el montón de cosas que he comprendido! Comprendí que te llevas más corazón dándole vida a un personaje que a una escena de acción, y por ende, que no hay que tenerle miedo a darle el tiempo a ese personaje de ser, de crecer, de volverse real no solo para el lector, sino para ti como escritor.

He empezado a valorar los libros lentos, los que te hablan no solo de como un personaje destripa a un ejército, sino de lo que siente ese personaje al hacerlo. De lo que hay detrás de esas espadas brillantes o esas garras afiladas, de los mundos que construyeron esas batallas extraordinarias. He comprendido que el mundo está hecho de colores y visiones. Que uno no se vuelve más blando cuando se vuelve escritor, se vuelve más empático, que es totalmente diferente.

Escribir te hace crecer, y muchísimo, aunque tal vez uno solo se da cuenta estando no frente al teclado, sino frente a la crítica, pero de eso ya hablaremos en otra entrada.