#LNDB GRATIS/ Presentación The Wildest of Us

Así como lo leen. No, no les miento. Del 22 al 26 de Mayo, todos van a poder descargar La Nación de las Bestias completamente GRATIS, en todos los portales de amazon del mundo. Estamos de fiesta y manteles largos, pero celebramos algo especial: Oficialmente, nos vamos de kindle unlimited, porque a partir del 1ro de Junio vamos a abrirnos a nuevas fronteras, nuevos horizontes de distribución del libro tanto en físico como en digital (ya les traeré noticias para esa fecha), por ende, no queremos dejar a nadie fuera de esta historia.

Les recuerdo que no necesitan tener un kindle reader para bajar la historia de amazon, basta con descargarse la aplicación kindle a tu tablet, celular o computadora. ¿A qué esperas para entrar en el extraordinario mundo de Elisse? 😉

También, agradecería muchísimo a todo aquel que nos ayude a correr la voz, que quiera dar a conocer la historia también. ¡Siéntete libre de tomar esta promo y compartir la noticia en tus redes sociales!

Gratis


Ahora, yo les prometí por twitter que iba a mostrarles algo muy especial este día. Y no mentí, por ende, hoy les presento oficialmente mi segundo proyecto literario profesional:

Cover

The Wildest of Us

“Alune nunca ha sabido quién o qué es en realidad. Su joven instinto le dice que es un lobo, pero una voz dentro de él le grita que hay algo más. Lo único que tiene claro, es la advertencia que siempre le ha hecho su madre: “Por más asustado o herido que estés, nunca, nunca dejes que te escuchen hablar”.

Pero todo cambia cuando un día, en el místico bosque azul donde ha estado toda su tranquila vida, Alune se encuentra con un hermosísimo ser de orejas puntiagudas que descubre que él es mucho más de lo que aparenta. Y a partir de ese momento, todas las criaturas con las que se topará harán hasta lo imposible para destrozarlo.

Esta es la historia de un niño derrumbado por la crueldad; un ser que nació siendo inocente pero cuyo mundo lo obligará a convertirse en un monstruo. Un aullido retumbará por toda la blanca tierra de Runa, donde sus habitantes, acostumbrados a desconocer el dolor o la tristeza, por primera vez entenderán el significado de la palabra “venganza”.

Esta… es la historia de la leyenda más grande de todas.”

Cuando digo presentar, no es solo mostrarles la pre-portada (ya que es solo un boceto de la final) ni tampoco el hecho de que ya pueden encontrar el libro en Goodreads dando click aquí, es que también pueden leer ya el PRÓLOGO para que entren en calor y le den un vistazo a esta historia de la cual, debo decir, estoy muy, muy emocionada. Es poco, corto, pero apenas lo necesario para respirar. Si quieren dar un vistazo, den click en la imagen:

prologo

The Wildest of Us tiene dando vueltas en mi corazón unos cuantos añitos ya. Probablemente, a la par que #LNDB, pero es mi tributo más puro y sincero a las criaturas más extraordinarias: los lobos. En una entrada pasada ya hablé de mi experiencia con estos seres, y hoy vengo a enriquecer ese concepto mostrándoles un poco de lo que es. De lo que se cocina en mi cabeza.

Algunos se preguntarán por qué el título en inglés. Es simple, la historia estaba pensada para escribirse en inglés, pero pasado un tiempo, me costó encantarme con la idea, por lo que decidí sacarla en mi lengua materna. Y debo admitir que lo único que no terminó de gustarme, fue el título en español (El más salvaje de nosotros), por ende, decidí dejárselo en inglés, que me gusta mucho más.

Y bueno, desde ya, unas cuantas advertencias: si bien esta historia no es tan (taaaan) oscura como LDNB, sí es de contenido maduro. Y brutal. Es fantasía con mi toque bien personal, y quienes ya me han leído, saben que no soy conservadora ni tengo pelos en los dedos. Aquí te encontrarás con una historia que intentaré, sea hermosa a su manera. Me gusta escribir fuerte, con el corazón y el estómago, y no escatimo en realismo si es necesario, ni siquiera por el bien de mis personajes. Los seres vivos sufren, sangran, sudan, tienen sexo, sus decisiones tienen consecuencias y salen heridos de gravedad cuando pelean por sus vidas. Y esta es una historia centrada en, precisamente, el valiosísimo instinto de la vida llevado al nivel de una naturaleza extraordinaria.

También, como vengo mencionando antes, es un retelling. ¿De qué? Bueno, eso me lo guardo en la manga hasta que se publique el libro 🙂 Pero ya no digo más. Quiero que lo lean en carne propia y vivan lo que intentaré contarles.

Ahora, vamos con lo bueno. La historia se publicará hasta el año que viene. Esto, porque primero tengo el lanzamiento de #LNDB2 en noviembre de este mismo año y quiero tener por lo menos avanzada la mitad del tercer libro (que creo, es el más sencillo de toda la saga) antes de seguir con The Wildest of Us.

Soy una escritora meticulosa, o eso quiero creer, por ende, le dedico bastante tiempo a mis proyectos y, aceptémoslo… Soy lenta para escribir. Lenta, pero constante, y si quiero entregarles una historia, tiene que estar hecha con el corazón, no con las prisas y la necesidad de ser prolífica. Escribir es algo que quiero hacer toda mi vida, dedicarle lo mejor de mí, y me gusta tomarme el tiempo de hacerlo lo mejor posible.

Espero, de verdad, que les guste el Prólogo, que les emocione esta historia tanto como a mí y la sigan de cerca, porque vienen grandes cosas a futuro 🙂

Anuncios

The Wildest of Us: Prólogo

prologo

Una vez, los ecos más viejos del bosque me contaron cómo comenzó la leyenda.

Bajo la luna, ocultándose entre las copas de los árboles, susurraron que la primera vez que el pequeño lobo abrió los ojos fue tan solo un par de minutos después de haber nacido; algo muy inusual aun para una criatura de su inusual naturaleza. Y que lo primero que encontró aquella mirada inocente, fue su propio hocico, gris como la ceniza, yaciendo sobre el helado suelo de la improvisada madriguera.

Distinguió de inmediato el azul nítido y vibrante de las paredes de roca, las cuales tiritaban con diminutos resplandores plateados asemejándose a un manto de estrellas; como si los muros de aquella cueva se hubiesen revestido de un asombroso cielo nocturno para darle la bienvenida al mundo de los mortales.

Pero como la belleza nunca es consuelo para una criatura recién nacida, la frialdad de la caverna le mordió los frágiles huesos. Se revolvió sobre sus cortas patitas e intentó levantarse; la ausencia del calor que había sentido mientras estaba en el vientre de su madre era dolorosa, y la placenta ensangrentada que lo recubría ya se había enfriado largos minutos atrás.

La sombra de la inquietud comenzó a llenarlo de miedo, así que, azotado por el frío y la confusión, el cachorro abrió la garganta, la apretó y dejó salir un gañido lastimero, instintivo y demandante.

Lo único que le contestó fue un gemido en la penumbra; un timbre femenino que él reconoció de inmediato, así que volvió a chillar y giró su cabeza en todas direcciones, tratando de encontrar de nuevo la voz de su madre.

El pequeño, al no escucharla de nuevo, sollozó con una voz tan tierna que un corazón se partió en la oscuridad, junto con el ruido de una lágrima arrebatada de una mejilla.

—Aquí estoy, mi cielo.

Dijo su madre al fin, en medio de los resplandores de la cueva; sus ojos grises miraron a su bebé con ternura, y aunque los débiles atisbos de luz y el cansancio apenas le permitían reconocerlo con claridad, ella sintió un amor tan poderoso que todas las lágrimas que aguantó durante el complejo parto por fin estallaron en sus ojos.

Cuando el hocico del lobo le rozó uno de los muslos, buscando su cercanía, la mujer sonrió, enamorada.

Estiró los debilitados brazos y tomó a su cría, aún unida a la cavidad de su entrepierna gracias al cordón umbilical. Sintió un tirón en el vientre, pero aun así lo acunó en su pecho. Suspiró, pasando sus delgados dedos entre el pelaje grisáceo de su hijo, removiendo con cuidado los restos de la placenta.

Al sentir una ligera corriente soplando desde el exterior, lo envolvió con más celo entre sus desnudas extremidades y se recargó contra la pared rocosa de la estrecha cueva donde había escogido parirlo. Tenía una gruesa piel a su lado para proteger a su bebé y a sí misma del frío, pero prefirió refugiarlo primero en su propio calor materno.

A pesar de todo, la joven mujer sabía muy poco de lobos, pero su instinto le decía que aquellos primeros minutos eran vitales. No solo para el pequeño, sino para ella; para que por fin comprendiera que todo eso estaba sucediendo. Para que entiendera que ese era su hijo, su pequeño, y que nada en este mundo iba a cambiarlo.

De pronto, se sintió devastada. Era consciente de que todos los meses que estuvo cargando a ese pequeño en su vientre, nunca tuvo claro qué sentiría al verlo por primera vez. Incertidumbre era siempre su primera opción, pero en los momentos más bajos… era miedo.

Quiso arrancarse a llorar, avergonzada de sí misma, pero el pequeño cachorro volvió a gemir, ahora con más fuerza. A ella le bastó mirarlo un instante para darse cuenta de que estaba hambriento, así que lo acunó cerca de uno de sus pechos para que pudiese alimentarse.

La mujer sonrió, enternecida al ver a su criatura aferrarse a su seno sin un solo colmillo. La naturaleza comenzó a aullar entre ellos, cerrando un dulce vínculo que ni la distancia o el dolor iban a ser capaces de romper. Jamás.

Después de tantos años, Ivanna sintió que por fin su vida volvía a tener sentido. Que ahora, débil, agotada y sucia en aquella solitaria cueva, era más fuerte que nunca. Porque se había vuelto madre, y la razón más poderosa del mundo para ser valiente yacía entre sus brazos.

Pero aun así, en medio de esa inmensa ternura, sintió frío.

Levantó la barbilla y miró hacia el útero de la cueva, la cual se alargaba varios metros para desembocar a los pies de la mística montaña azul. Ella apretó con cuidado a su pequeño como si un monstruo se cerniera sobre los dos, como una sombra, como una furia, porque a pesar de saber que se encontraba en territorio sagrado e intocable… Fuera de aquellas frías paredes nocturnas tan solo le aguardaba un mundo salvaje y cruel que tarde o temprano tendría que enfrentar.

Un mundo que no tendría piedad contra su bebé, porque en el indómito reino de Runa, donde la tierra es azul como los zafiros y los árboles negros como brazos abismales, no había perdón para las criaturas como su hijo; para aquellos fuegos fatuos que nacían bajo la furiosa luna anaranjada. Ivanna sabía que en esa tierra cubierta de nieve y cenizas, las leyendas eran odiadas, perseguidas y azotadas con puño de hierro.

Y que ese día, ella había parido a la leyenda más grande de todas.


Muchas gracias por leer, ¡espero que te haya gustado! Recuerda que es un borrador inicial, por ende, la publicación final puede diferir de ésta. No olvides dejar tu comentario y compartir los inicios de esta historia; también, te dejo el link de goodreads para que la agregues a tu estantería. Toma en cuenta que este libro ya cuenta con pre-registro oficial. ¡Muchísimas gracias por tu apoyo! ¡Y bienvenidos de nuevo a mi fogata!

Goodreads / Descarga en PDF

standard2-150

13 años corriendo con lobos.

Se supone que ahora mismo debería estar escribiendo #LNDB2, pero hoy ando en un severo bache depresivo (cosas de primeriza), así que creo que puedo darme una escapada de la Nación y ponerles algo distinto y relajarnos. Originalmente, esta iba a ser solo una reseña del último libro que leí, “Wolfsong” (genial, por cierto), pero se me ocurrió, en vez de ello,  platicarles un poco de la larga travesía que tengo respecto a un tema que me enloquece: los lobos.

¿Cómo comenzó esta curiosa afición que llevo arrastrando hasta el día de hoy y que tanto ha influenciado no solo mi escritura, sino la forma en la que esa naturaleza me inspira día a día? Bueno, a pesar de que comencé escribiendo historias originales (dignas de toda mocosa de primaria) mi mundo en la escritura se amplió cuando me involucré en la cultura del fanfiction como a eso de los trece años.

No pregunten mis fandoms, no pregunten sobre qué trataban mis fics, porque honestamente prefiero reservarme respecto a mi pasado enrealidadmedavergüenza así que me limitaré a decirles que mi amor por los lobos surgió gracias a un personaje de una serie de la cual escribía mucho. Muchísimo.

El chico no era en absoluto el protagonista de la serie, ni el más querido, pero a mí me encantaba hasta la médula. Ruso, pelirrojo, de ojos azules y con un carácter salvaje de los mil demonios, pero cuya característica más notable era que la criatura que lo representaba/protegía, era un lobo blanco.

Durante años escribí sobre él. De hecho, la última vez que lo hice fue en el 2013, y aquella última historia fue muy significativa porque marcó una pauta importantísima de lo que sería en el futuro LNDB a pesar de que las tramas no tienen absolutamente nada qué ver. (Y tengo que admitirlo, la historia ya era más un original que un fanfic).

Ahora mismo, las viejas pero buenas amigas que conocí en mi época de fanficker (y cuando digo viejas y amigas lo digo de verdad, porque son chicas que conozco desde hace más de doce años y con las cuales sigo en contacto) estarán riéndose por lo bajo; aquellos fueron tiempos muy buenos, pero aún cuando el personaje fue guardándose solo en un cajón, el rastro que me dejó ese lobo blanco fue tan profundo que tal vez nunca lo supere. Ya no escribo fanfics, pero yo sigo impregnada de mucho salvajismo, de una gran conexión con ese instinto natural que nos llama a todos y que llegó a mí gracias a ese extraño personaje.

Siempre fui una persona más de lobos que de vampiros, y si tengo un sueño, es escribir una historia de hombres lobo a mi total gusto. No sé por qué existe una tendencia tan marcada en esta rama de la ficción para irse a lo erótico (y a la falta de diversidad, en muchos aspectos), pero siempre he querido algo que vaya un poco más allá de eso, del estándar tan marcado.

Debo decir que el proyecto, por el momento, es bastante ambicioso. Estaba pensando en subirla por capítulos a la web, pero a veces me recuerdo que puedo llegar a ser muy descuidada con mis fechas de publicación. (También, esta web está muy enfocada a LNDB, no sé si sea conveniente por lo mismo.) Y wattpad, ni se diga. Le tengo fobia a esa cosa.

Bueno, este pequeño preludio es solo una amenaza para los que se pasan por el blog. En cuanto termine el segundo libro de #LNDB, voy a hacerme un espacio para mover mi propia historia de lobos. “The Wildest of Us” probablemente tarde un poco en ver la luz, pero de momento, se estará cocinando en buen horno. Sé que la reseña de la historia debía subirse en abril de este año, pero creo que esperaré a tener primero la portada lista, ¡uno nunca sabe cuando me va a brotar la espinita! Pero esperemos y pronto pueda asentar bien las bases. De momento, a seguir soñando con lobos.